Archivos Mensuales: septiembre 2016

Lolo & Lola Conociendonos

Bien venidos a mi blog Lolo & Lola!

Soy Gemma la escritora de este blog, es la primera vez que lo hago así que espero que os guste y os agradezco de ante mano que lo leáis.

Algunos os preguntaréis: ¿quién es Lolo y Lola? ¿De que hablará este blog? ¿me interesará este tema?

Pues bien: Lolo y Lola son mis adorables mascotas, unas pequeñas bolas de pelos repletas de amor y cariño, dispuestas a quererte incondicionalmente.

-Sí, lo admitirlo; estoy completamente encandilada con mis Carlinos. Es que es casi imposible no estarlo.

He decidido hablar de esta raza de perros, pero desde un punto de vista desde la experiencia del día a día con ellos, de situaciones que me hayan ocurrido, de cosas reales de la convivencia con ellos. No desde los datos teóricos y definiciones que alguien escribe en un libre de Carlinos sin ni siquiera tener uno como mascota…

Creo que os debería de presentar a los protagonistas del blog; primero las señoritas:

Lola es una hembra Carlina de 2 años y medio de edad (en el mundo canino tendría unos 17 años ya que son 7 por año). Es de color canela y lleva una marcara de pelo negro en la cara junto con sus orejas que perecen terciopelo negro.

(ahora mismo está sentada a mi lado en el sofá mirándome fijamente con esos ojazos grandes y negros, mientras se va durmiendo poco a poco…para comérsela)

Una característica muy peculiar de los Carlinos es su colla, corta y enrollada como un caracol que se van haciendo más fina al final. Una peculiaridad es que solo la desenroscan cuando duermen o tienen miedo, sino siempre la tienen enrollada y aunque intentes estirarla es imposible vuelve a enrollarse.

Lola es muy pequeña de tamaño para ser una Carlino, pesa unos 5 kg, mide unos 45 cm de largo de alta hace unos 20 cm, es realmente pequeña, para que os hagáis una idea: todo el mundo por la calle piensa que es un cachorro de unos 6 o 7 meses… incluso los que hacen años que la ven cada día paseando por la calle…. J pero ese es otro tema.

Evidentemente no es algo normal que se haya quedado enana, Lola nació con un problema motriz en las patas y le cuesta caminar ya que su mente les manda una información a sus piernas reaccionan como y cuando quieren. Raíz de eso sus patitas no se han desarrollado de la forma adecuada.

Cuando sale a pasear tiene que ir descansando por que se cansa muy rápido y tenemos que ir con cuidado de que no camine demasiado porque entonces se hace heridas en las patas. Tiene grandes dificultades para subir y bajar las escaleras (siempre la tenemos que bajar y subir en brazos y vivimos en un tercero… menos mal que pesa poco J)

Pero todas las carencias que tienen quedan cubiertas por su tremenda e infinita energía y su ilusión por salir a pasear, por jugar con otros perros y por comer (que es lo que más le gusta en el mundo). Ella es realmente especial para mí y todo un ejemplo a seguir “QUE TUS DEBILIDADES NO TE HAGAN DEJAR DE HACER LAS COSAS QUE QUIERES Y TE GUSTAN” (realmente inspirador).

Ella es una perra muy feliz, juguetona y cariñosa (no tanto como mi Lolo, luego os lo explico ;)) Es tremenda mente sensible a las caricias, es decir; cuando la tocas le produce muchas cosquillas se pone “a tocar la guitarra” para los que no tiene perro; se rascan con la pata trasera y parece que estén tocando una guitarra.

Ronca exageradamente alto… si solo la escucharas sin verla pensarías que en la habitación hay un perro de 50 kg y es solo ella roncan como habitualmente, increíble.

Ella es única y especial y me alegro mucho que esté con nosotros, realmente encantadora.

 

Hasta aquí por hoy, espero que os haya gustado y que leáis la próxima publicación en la que os presentaré al Sr. Lolo (un señorito muy especial para mi “mi gusilu”).

Ella es Lola 🙂

img-20160928-wa0000

 

Gracias y que tengáis un feliz día.

Gemma Martínez Molina.